Rodrigo Sancho (ganador con su obra: Vaho)

Rodrigo Sancho Ferrer nace en Canals, Valencia, en 1982. Es arquitecto por la Universidad Politécnica de Madrid y compagina la práctica del oficio con distintos proyectos creativos: musicales —Paracaídas, Dol, Hestiu Ròïn— y literarios, en el que destaca la editorial doméstica Ochoacostado.

Es en Ochoacostado donde ha editado diversos poemarios y volúmenes de relatos, entre los que destaca Los paisajes, finalista del Premio Adonáis 2013 y que mereció una elogiosa reseña en el blog Rima Interna de El Cultural de El Mundo:

Escribir poemas de esos que se guardan en la memoria, o que la arañan, o que la destrozan, pero que tienen algún efecto sobre ella

Martín López Vega sobre Los paisajes

Obtuvo asimismo el Premio Bárbara-Ansón de Narrativa Breve en 2004, el Premio de Relato Villa de Iniesta en 2014 y distintos galardones en los certámenes poéticos de los Colegios Mayores de Madrid. Colabora en la colección poética ¡ARRE! de Arrebato Libros y en el proyecto poético-audiovisual Los Bárbaros, del colectivo Vermut. En el blog Mnemosynes traza una infinita Enciclopedia Accidental vinculada a la editorial Ochoacostado.

Rodrigo Sancho modula el lenguaje por territorios osados y orgullosos como un lúcido paseante. Nítidas imágenes topográficas heridas con una luz apelmazada de maravilla —inquietante, sosegada— y una nostalgia que rastrea luces confluyen en su poesía y nos hace aventurarnos al anticipar el mapa de abrigo —extraordinario y a la vez amigo— que propone Vaho.

Rodrigo Sancho ha resultado ganador del último Premio Adonáis de Poesía (2015). A continuación publicamos dos poemas del autor, el primero de ellos perteneciente al libro ganador del prestigioso certamen (Vaho), todavía inédito, y el segundo incluido en su poemario Paisajes:


Almerías

Está bien en días como este
sentirse en ese como caminar por los bajíos
constelados de moluscos translúcidos
y recordar las imponentes cárcavas
y los ecos multiplicados
que, apenas inaudibles,

son como pequeñas almas para las palabras.

Tener esa pulsión de lo imperfecto
y de la tristeza,
percibir en la desolación
el efecto de un refugio
En la ventanilla, tu ojo recorre el paisaje
como el dedo que avanza sobre un mapa.
Late poco e imperceptible
la huella dactilar de la memoria,
pero haciendo
lo que la lluvia le hace a los desiertos.


Paisajes con caballos ardiendo

Contemplo la bucólica escena del prado.
Un anillo de grandes álamos
y la rala extensión de hierba verde.
Los ranúnculos,
las campanillas,
Los dormilones.
A lo lejos la figura de tres caballos,
que parecen alimentarse con delicadeza.
Sus crines están en llamas.
Tres hilos de humo negro se elevan hacia el cielo,
contrapunto perfecto a la horizontalidad del paisaje.
Miraré extasiado todo ese tiempo.
El que tarden en arder los animales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *