«Poemas de la izquierda erótica», de Ana María Rodas

Ana María Rodas.

Ana María Rodas publicó su primer libro de poesía en 1973.

 

Ana María Rodas (Ciudad de Guatemala, 1937) publicó su primer libro Poemas de la izquierda erótica (1973) con 36 años, una edad más que suficiente para amalgamar en una entrega la madurez, experiencia y el desenfado poético de las grandes óperas primas, lo que marcó desde su debut el resto de su carrera literaria, debido al impacto que generaría, no sólo en su país sino en toda Latinoamérica.

Por otra parte, todavía faltaban muchos años para que el debate sobre la igualdad de género pase de incipiente a imprescindible en la región, asimismo que, no era nada común que una mujer en aquella época cuestione tantas cosas abiertamente con ese grado de corrosión, reivindique tal número de peticiones aplazadas e inaugure una nueva forma de sensibilizar a los/as lectores/as.

Tal vez por eso, es que en su país se provocó tal alboroto apenas llegó a librerías, puesto que aquel primer libro parecía destinado a marcar a una generación y a adelantarse a la época en que fue escrito por su discurso rupturista. Cabe destacar que, el libro fue escrito en medio de la Guerra fría, en un momento que ambos bandos buscaban tener mayor influencia en la región. En ese sentido, Centroamérica siempre fue una zona de clara injerencia estadounidense en busca de su beneficio económico, acción que se vio contrarrestada con la Revolución Cubana apoyada por la Unión Soviética, lo que generó que sean años de constante tensión geopolítica y armada.

De hecho, Poemas de la izquierda erótica es un libro que, además de desafiar los cánones conservadores de una sociedad, objetó el rol que se le estaba dando a la mujer en ella en materias como la sexualidad, el embarazo, el matrimonio o la libertad individual. Y, por si fuera poco, generó una división dentro de la izquierda latinoamericana, al demandar la trascendencia de su labor al interior de la militancia que en aquellos años se extendía en prácticamente todo el continente. Pese a eso, se trata de un texto que crítica tanto a la izquierda como a la derecha política, al considerarlas incapaces de generar diálogos civilizados entre sí, propugnando el enfrentamiento armado, con consecuencias sangrientas como las dictaduras militares, guerras civiles y constantes golpes de Estado que vivió la región en la década del setenta. Es decir, de cierta forma, anticipó la violencia que en ese entonces apenas empezaba.

En una entrevista concedida en 2004 al diario La Prensa Ana María Rodas recordó el impactó que provocó el texto en la sociedad guatemalteca: «la gente se asombró, me criticó y demás, porque yo era mujer. Eso no debería ser, ni entonces ni ahora, pues la escritura se debe ver en función de su calidad, no de su origen creativo (si es de mujer o de hombre). Hablar de escritura de mujeres es una especie de machismo a la inversa. Se debería pensar si los versos tienen la validez dentro de la poesía en general, no podemos seguir haciendo esa diferenciación entre hombres y mujeres».

Poco después de la publicación de su primer libro, Poemas de la izquierda erótica (1973), Rodas recibió el Premio Libertad de Prensa que fue entregado por la Asociación de Periodistas de Guatemala, galardón que hasta ese momento sólo había sido dedicado a reconocer la labor periodística.

Entre sus libros de poesía se encuentran Cuatro esquinas del juego de una muñeca (1975), En fin de los mitos y los sueños (1984), la plaquette Eva a los cincuenta y dos años (1988), La insurrección de Mariana (1993). Mientras que en prosa está La narrativa de Ana María Rodas (1995), Mariana en la tigrera (1996) y La monja (2002). Además, publicó los libros de entrevistas Efraín Recinos y su obra (1991) y Francisco Nájera conversa con Ana María Rodas (2000) y el ensayo Ser un hombre chapín. Ensayo sobre la obra del fotógrafo Daniel Chauche (2004). La obra poética de Rodas ha sido traducida al italiano, inglés, portugués y alemán.

En el año 2000 le fue entregado el Premio Nacional de literatura Miguel Ángel de Asturias, el más importante galardón literario entregado en Guatemala. Además, entre septiembre de 2015 y enero de 2016 fue designada como ministra de Cultura y Deportes de su país.

El texto completo de Poemas de la izquierda erótica (1973) se publicó por primera vez en Ediciones del Absurdo Diario, en Ciudad de Guatemala. La obra volvió a aparecer en su país en 1998 por Edición GURCH. Hace muy poco, a finales del año pasado, Papeles Mínimos Ediciones se encargó de reeditar este texto de la poeta guatemalteca en España.

Poemas de la izquierda erótica

……………….1

Domingo 12 de septiembre, 1937
a las dos de la mañana: nací.
De ahí mis hábitos nocturnos
y el amor a los fines de semana.
Me clasificaron: ¿nena? rosadito.
Boté el rosa hace mucho tiempo
y escogí el color que más me gusta,
que son todos.
Me acompañan tres hijas y dos perros:
lo que me queda de dos matrimonios.
Estudié porque no había remedio;
afortunadamente lo he olvidado casi todo.

Tengo hígado, estómago, dos ovarios,
una matriz, corazón y cerebro, más accesorios.
Todo funciona en orden, por lo tanto,
río, grito, insulto, lloro y hago el amor.

Y después lo cuento.

……………….2

Asumamos la actitud de vírgenes
……………..Así
……………..nos quieren ellos

Forniquemos mentalmente,
suave, muy suave,
con la piel de algún fantasma
………………..Sonriamos
………………..femeninas
………………..inocentes
Y a la noche, clavemos el puñal
y brinquemos al jardín
abandonemos
esto que apesta a muerte

……………….3

Lavémonos el pelo
y desnudemos el cuerpo

Yo tengo y tú también,
……..hermana,
……..dos pechos
y dos piernas y una vulva.

No somos criaturas
que subsisten con suspiros

…….Ya no sonríamos
…….ya no más falsas vírgenes

Ni mártires que esperan en la cama
…….el salivazo ocasional del macho.

……………….4

Limpiaste el esperma
y te metiste a la ducha
…….Diste el manotazo al testimonio
…….pero no al recuerdo.

Ahora,
……yo aquí, frustrada,
……sin permiso para estarlo
……debo esperar
y encender el fuego
y limpiar los muebles
y llenar de mantequilla el pan

………Tú comprarás con sucios billetes
…………...tu capricho
……………pa-sa-je-ro

A mí me harta un poco todo esto
…….en que dejo de ser humana
…….y me transformo en trasto viejo.

……………….6

Esta tarde observaba tus manos
………………perfectas.

—¡Cómo ardía mi piel para que la tocaras!—

Tus manos, que sólo me han dicho buenos días
que dibujan amenazas eróticas
irrealizables
Porque cómo va a ser
que tú y yo, personajes tan rectos
y qué dirían después
……………….y todo eso.

Además, una aventura no conduce a nada
sino a amargura
a veneno.
Y hay que pensar en los hijos
y en los diez mandamientos.
Y en la buena mujer que espera en casa.

Pero yo,
esta tarde y ahora, mucho más tarde,
me rebelo;
no por nacer rebelde
sino porque aprendí a serlo.

……………….9

A ti te aterra
hablar de estas cosas.

Las sientes, claro, pero sólo te carcomen por dentro.

Porque ¿cómo decir «yo deseo»?
—las mujeres no deseamos
sólo tenemos hijos—

Cómo puedes pedir a tu marido
que te lama y te monte
—eso no lo aprendiste en el colegio—

Y cuando él alcanza su orgasmo egoísta
no puedes gritarle
yo no termino.

Ni puedes masturbarte
ni buscarte un amante.

Para una mujer eso no es bueno.

……………….18

¡Cómo me gusta
esta piel que me acompaña a todas partes!
Hace ya algunos años
que la llevo.

Me ha durado. Es buena.
Mezcla perfecta de indio y europeo
olorosa a pan moreno.

Ya sé.
Yo no debiera hablar de ella
pero sucede que es la única que tengo.
Me encierra toda,
me limita y me une al universo
es húmeda y oscura
recubierta de vello.

Algún día
—si no muero antes
y estalla prematura—
estará cubierta con arrugas,
con manchas, con despigmentaciones.

Y cada huella será el recuerdo de estos días
bajo el sol, bajo los besos.

Movediza y libre,
bandera de este pueblo autónomo
que me funciona dentro.

……………….34

Mírame:
yo soy esos torturados que describes;
……………esos pies,
esas manos mutiladas.
Soy el símbolo
de todo lo que habrás de aniquilar
………..para dejar de ser humano
y adquirir el perfil de Ubico
…………………de Somoza
de cualquier tirano de esos
con los que juegas
y que te sirven, como yo, para armarte
…………..un escenario inmenso.

……………….41

Yo espero oír la voz del hombre
en las gargantas jóvenes.
Que callen ya los gritos
de estas dos ancianas putas
caducas, mañosas, vergonzantes,
que han olvidado todo, menos el engaño.

Que se insultan una a la otra
repartiendo veneno y puñaladas
en sus tiendas de hechizos.
Viejas brujas reducidoras de arrestos
transformadoras de hombres en carneros.
Viejas infames,
horadadoras de cerebros,
profanadoras de cuerpos
alienadoras del pensamiento.
Nada más que dos putas viejas
situadas a la derecha y a la izquierda
haciendo acumular el número de muertos.

Este país está poblado por ovejas.
Las ovejas no piensan, por lo tanto
se contentan con estar
en cualquier rebaño.
Animales blanduchos que ni siquiera balan
cuando van camino al sacrificio.

No hay una voz humana todavía.
Sólo se escuchan los gritos de las viejas
que se disputan los restos.

……………….42

Celebremos una fiesta de las artes
e invitemos a todos.
Mezclemos la sangre y la mierda
y pringuemos a todos.
Cantemos juntos alabanzas al Señor
porque cantar alivia el alma
y alegra el espíritu.
Olvidemos, cantando,
a esos absurdos torturados
que se obstinan en arruinar nuestra alegría
apareciendo diariamente en los periódicos.

Celebremos la fiesta
y recibamos premios, o cuando menos, dinero.
Que a todos da Dios en no arrebatando.
Tapemos con sedas y brocados
nuestros vestidos de diario.
Seremos limosneros con sombrero de plumas
por un rato

Hagamos un festival de la cultura
y levantemos tal cantidad de monumentos
al teatro, a la plástica,
a la música, al arte en general,
que tapemos, en poco tiempo,
esta espantosa cantidad de muertos.

De Poemas de la izquierda erótica (2020).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *