Tres poemas de Jorge Gutiérrez Diego

Jorge Gutiérrez Diego (Sevilla, 1989) es graduado en Literatura Alemana Comparada (2013) por la Universidad de Heidelberg y licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla (2014). Ha recibido cuatro reconocimientos en el ámbito de la poesía: el XV Certamen Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Salamanca, el VIII Premio Juan Sierra (Tertulia Literaria Las Noches del Baratillo), el XXIII Premio Poesía Luz de Tarifa y el premio Crea Sevilla en la categoría de Literatura (2018).


Ha colaborado en revistas digitales como Anonimato, Dichtkunst Magazine o Le Miau Noir, así como con la revista Hércules Cultural. Algunos de sus relatos y poemas han sido incluidos también en distintas antologías.


En 2016 publicó su primer libro de relatos, La profundidad de los espejos, con la editorial sevillana Ediciones en Huida. En febrero de 2018, y con la misma editorial, publicó el poemario Miradas de nadie.

A continuación les presentamos una muestra de sus poemas.


La memoria del hombre-niño

La memoria del hombre-niño

I

Se prepara el niño para la vida
sin saber qué es la vida,
se prepara el niño para ser hombre
sin saber qué es un hombre,
se prepara el niño para la victoria
sin conocer la palabra

………………………………………………………..derrota.

Y los lobos, hambrientos y acechantes,
aguardan a que el tiempo
les entregue su presa.

Y en lo más profundo de la noche
llora el hombre,

………………………………… y llora el niño.

II

Anidan en mi pecho
pájaros muertos
que le cantan baladas póstumas
al niño que, a veces,
reaparece en los espejos.

(Premio Crea Sevilla 2018)


La pupila de la palabra (III)

La pupila de la palabra (III)

Antes de ti hubo un lienzo
vacío de palabras,
una huella sin peso,
una raíz quebrada.


………..Después, apareciste.
……….Un relámpago,
……………………….una palabra que derrumba las sombras conocidas,
………..una verdad incierta,
………..un dolor que no anhela su extinción.

Ahora eres parte de mí.
……………………………….Ceguera luminosa
que me permite ver
las confusas aristas de un susurro invisible,
el despertar insomne en mi interior
de la luz oscura del verbo,
la presencia tan solo vislumbrada
de lo inasible,

que apenas llegaremos a rozar
con las yemas quemadas

de nuestros dedos indomables.

Lo eterno,
……………………lo inmortal,

la pupila de la palabra.

(En Miradas de nadie)


Caminos compartidos

Caminos compartidos

Va muriendo la noche,
se va descorriendo el velo
que nos protegió silenciosamente
de la verdad que pesasobre cada uno de nosotros.

Piadoso velo
que nos hizo ver la vida
de otra manera,
tal y como la deseamos,
tal y como nos deseamos.

Puros, sencillos.

Huyamos de la luz,
no descorras esas cortinas.

Quédate conmigo en las sombras.


(Premio Juan Sierra 2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *