Rafał Wojaczek (II): La Muerte (la Dama Bella, la Dama Irónica)

Entre los temas más candentes de la poesía de Wojaczek hallamos la muerte, el amor, la fascinación por la mujer y su cuerpo, marcados siempre por el omnipresente Tánatos. Sus poemas muy a menudo trazan ese vínculo peculiar entre la erótica, la sexualidad y la muerte. Su lenguaje poético roza lo vulgar, somático y bruto para resurgir en un anhelo lírico, marcando una profunda necesidad de cariño y amor.

Wojaczek flirteó con “La Dama Irónica” (ese apodo le dio el poeta a la muerte) durante toda su corta vida. Solía visitar cementerios con una pasión casi enfermiza desde que cumplió los 14 años. Durante su internamiento en un hospital psiquiátrico, como consecuencia de numerosos intentos de suicidio (sus famosas “salidas por la ventana”), escribió una biografía. En ella comenta: “Nací en 1945. Iba a escuelas, crecía en bibliotecas, en estaciones de tren, en casas ajenas y menos ajenas, en bares de categoría mejor y peor, en tantos otros sitios. Nadaba en ríos, lagos y también en aguas grandes. Participaba en la Aventura. […] De vez en cuando, moría y entonces desde aquel lado de la vida respondía: ¡cu cu, aquí estoy! ¿Suficiente?”

rafallll


Tocar… [Dotknąć…]

Tocar lluvia para constatar que llueve
Pero no es lluvia sino el polvo de la luna cae

Tocar pared para constatar que este muro
No es una pared, pero cortina hecha de nubes

Morder una rebanada para constatar que el centeno
Se lo han comido las ratas y el panadero también ha muerto

Probar agua para constatar que el pozo
Se ha secado igual como todas otras fuentes

Pronunciar una palabra para constatar que la voz
Es un grito y a nadie le importa nada


Fuego [Ogień]

Fuego
– y el caballo nacido de la hoguera
con sus pezuñas de cenizas crepita el silencio…
Sobre el caballo una chica: al silencio jadea
una melodía

Y nosotros al lado de la hoguera, que escuchamos
Sin poder prestar oídos a esta voz
La chica con sus pechos – llamas
explota…


Amémonos [Kochajmy się]

Amémonos Tú incesantemente sueña la muerte para mí
Y la tuya que continuamente respire con la boca de mi sexo


(tu cuerpo mi obra [twoje ciało moje dzieło])

tu cuerpo mi obra de arcilla de hambre
tallada por un cincel maravillosamente sensible
de una mano precisa por arteria de lámpara exquisita
de un corazón en plenitud magníficamente iluminada

cuando traspira con calor invisible de luz
tu piel parece ser como liquida
veo cabos de tus pezones sujeta una parábola
de empinado arcoíris tras esta puerta desconocida para mí

más cerca la cara pero cerca el puño de tu talón
cuando levantas la pierna perspectiva extensa
de interminable pantorrilla de muslo kilométrico
cuántos metros de labios hace falta para besar

 


Texto y traducción de Karolina Ostrowska.

Poemas del Rafał Wojaczek en polaco (fuente): http://wojaczek.art.pl/wiersze.html

Si quieres leer la primera parte de este conjunto dedicado al autor polaco pincha aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *