«El deber», un poema inédito de Paul Éluard en castellano

Traduce | Manuel Puertas Fuertes


Paul Éluard.

Fotografía de Paul Éluard.

 

Durante la Primera Guerra Mundial, marbete historiográfico de nula exactitud –Las Cruzadas, por ejemplo, fueron guerras de alcance multinacional–, todavía con su antiguo nombre Eugène-Émile-Paul Grindel, Paul Éluard (1895–1952) fue destinado a la unidad de sanidad del Hospital Ordinario de Evacuación en Pierrepont-Hargicourt en el verano de 1916, desde donde visualizaría el alcance del horror de la también llamada «Gran Guerra».

En aquellos meses estivales, Éluard estuvo muy afectado por la muerte de su amigo y poeta Fernand Fontaine, quien sí participó de la contienda en el campo de batalla. En  su memoria escribió estos diez cortos fragmentos que componen el poema «Le devoir», en un cuaderno con tinta de color violeta.

Es el primer escrito que publica con el seudónimo que le acompañará para siempre y con el que el mundo lo conocerá décadas después como miembro del dadaísmo y posteriormente del surrealismo. El texto formó parte de su primer libro Le devoir et l’inquiétude (1917). 

«Le devoir» fue publicado en una cortísima tirada de veinte ejemplares y aparece recogido entre las páginas 9 y 16 del tomo I de las Oeuvres complètes (1968) de Gallimard, Biblioteca de la Pléyade, publicadas en París más de cinco décadas después de escrito el poema, en una edición al cuidado de Marcelle Dumas y Lucien Scheler.

La versión en castellano del poema es una traducción de Manuel Puertas Fuertes, quien ha dedicado años a la lectura y estudio de la obra del poeta francés. El texto está seguido de la versión en su lengua original, los que se pueden leer desplegando el enlace de abajo.

El deber / Le devoir

El deber

a Fernand Fontaine,
muerto el 20 de Junio de 1915

¡Son tantas cosas!,
¡Debería poner más atención!
¡Son ustedes execrables!
Esto decían los salvajes.
Tú no les perdonabas
Cuando estábamos juntos.

La ciudad se esclarece una noche…
Vas a tocar el violín.
En la Bastilla nos separamos :
“¿Pensarás en tus deberes?”
La Independencia es para los muchachos.
Nosotros la buscábamos
Cuando estábamos juntos.

Por toda la tierra, el hombre sufre
¡Y tu sangre calcina el suelo!…
¡Te han abandonado al borde de un precipicio!

Ahora, están muy solos.

*

Se pierden en el silencio,
Prodigiosamente ebrios.
El equilibrio de su balanceo
Sería estallando trueno.

Si hubiese un interés
En el ruido del cielo en llamas
El piloto brillaría
Y nos abandonaría.

*

La tropa ríe muy contenta en la sombra
Por una noche puede beber sin ganas…
A la luz de vela los cuartos son bonitos
Y también las canciones que acaban.

Todo el día multitud de alaridos
Por una fiesta muy dulce y amena
Saltaron por todos los sitios
Porque esa fue de las mejores fiestas…

Colgando del muro los colores que lo embellecen
Mañana cada cual sabrá que la alegría adorable
Se ha perdido para siempre. Y todos los gestos vacíos
Serán acompañados por palabras de bienvenida
Semejantes a la piedad que despierta un miserable.

*

El mar con todos los navíos
No es mayor que el sitio
Donde bailaban, al son de una flauta de caña,
Los hombres de un país menos frío
Que éste, país de lodo y agua.

La plaza nos parecía tan enorme,
Teníamos tal necesidad de estar agarrados
Que sin algunos —¡Que se les proteja!—
Los bailarines eran aplastados
Y nos dábamos calor a su lado,
¡Todos muy cerca!

*

Acostémonos, es tarde, mi viejo.
Nuestra misión es de día,
¡Es nuestra misión!
………………………………..y la desgracia
De los demás por la noche estar despiertos
Nos afecta —¡pero ellos durmieron!

Nadie debe ya cruzar
Por la carretera y los escaramujos
Solos adornan la cuneta
Sus palmas luminosas o muy rosáceas
Donde ninguna espina hace rasguño.

Acostémonos, mi viejo, es tarde.
Suficiente jolgorio, bebida bastante.
Dejemos el cinto y el arma
Despleguemos las mantas
Donde duermen los tristes animales.

*

Los soldados se alejan por las altas avenas
Cantando un estribillo al aire…
El sol de justicia sobre sus capotas
Los soldados se alejan por las altas avenas
Ligeros de manera correcta.

Mirad el verde trébol a lo lejos
Cosido con hilo rosado grueso
………..Y las canteras
Que son como nubes al fondo de una cuenca.

Ligeros de manera correcta,
Ignorantes del quieto petate
Y del fusil que pinta en rojo
Van muy deprisa, sin esperarse…
¡Oh! ¡vivir un exilio menos terrible dulcísimo cielo!

*

Soldados con casco, floridos, cantando y destructivos.
Siempre, muy lentos.
Camiones, cañones, orugas de nuevo por los trigos.

Espera tranquila.

Por la noche, el sol que declina
Como una carga de un hombro se desliza.

*

Trabajo— por completo,
Cavo agujeros
Para un nada de nada de esqueletos.

*

Lugar de tumbas en los bosques,
Esperaba la noche estas escapadas
Que hacíamos hacia la claridad
Todos juntos, quebrando las ramas.

Los troncos que tatuamos en el reposo
No conocerán nuestros cuchillos.
“Si quieres, detente un poco,
y, eso es todo.”

¿Alguien sabe adónde vamos?
¿Nos dirigimos a rescatar la alegría
Que reside en nosotros, que ocultamos
Como oculta sus raíces un árbol?
¿O bien seguiremos siempre esta vía?

*

A mi hija llevaré
Por todos los sitios donde no estuve.
Con ella sobre mármol blanco
En los palacios de Oriente
Con las gentes de color me reiré.

Y también bajo el luminoso sol
Que toda la tierra alumbra
Para aquellos que no pudieron hacer nunca
Todo lo que hice yo,

Para aquellos que no han visto
Todo lo que yo he visto.

(1916)


Le devoir

à Fernand Fontaine, cl.
1916, tué le 20 juin 1915.

Il y a tant de choses
Il faudrait faire attention!
Vous êtes bien blâmables!
Les sauvages disaient cela.
Tu ne leur pardonnais pas
Quand nous étions ensemble.

La ville se dénoue un soir…
Tu vas jouer du violon.
A la Bastille on se sépare:
“Penseras-tu à tes devoirs?”
L’Independence est aux garçons.
Nous la cherchions
Quand nous étions ensemble.

Toute la terre, l’homme souffre
Et ton sang déchire le sol! …
Ils t’ont laissé au bord d’un gouffre!

Maintenant, ils sont bien seuls.

*

Ils se perdent dans le silence,
Ivres prodigieusement,
L’equilibre de leur balance
Serait tonnerre en se rompant

S’il y avait un interêt
Dan la rumeur du ciel en flammes
L’aviateur illuminarait
Et nous laisserait.

*

La troupe qui rit toute vive dans l’ombre
Pour un soir peut boire sans envie…
A la bougie que les quarts sont jolies
Et le chansons que finissent aussi.

Tout le jour des cris sans nombre
Pour une fête trés douce à souhaiter
Ont bondi de tous les côtés,
Car ce fut fête de preférés…

En accrochant aux murs les couleurs qui le flattent
Demain chacun saura que la jolie adorable
Est parti pour toujours. Et tous les gestes nus
Seront accompagnés de mots de bienvenue
Pareilles à la pitié qui suit un misérable.

*

La mer qui a tous les bateaux
N’est pas plus grande que l’endroit
Où dansaient, au son d’un roseau,
Les hommes d’un pays moins froid
Que celui-ci, pays de boue et d’eau.

La place nous semblait si grande,
Nous avions tant besoin d’être serrés
Que sans certaines — q’on les défend! —
Les danseurs étaient écrasés
Et nous prenions chaleur autour d’eux,
Tout auprès d’eux!

*

Couchons-nous, mon vieux, il est tard.
C’est notre tâche d’être diurnes,
C’est notre tâche!
………………………………..et l´infortune
Des autres d’ouvrir l’oeil la nuit
Nous touche – mais ils ont dormi!

Personne en doit plus passer
Sur la route et les églantiers
Mettent seuls dans le fossé
Leur paumes claires ou bien rosées
Qu’acune épingle n’égratigne.

Couchons-nous, mon vieux, il est tard.
Assez jouer, assez boire.
Quittons l’arme et la ceinture
Et déplions les couvertures
Où dorment des bêtes noires

*

Les soldats s’en vont para les avoines hautes
……….En chantant un refrain en l’air…
……Le soleil entier sur leurs capotes
Les soldats s’en vont para les avoines hautes
……Légers de la bonne manière.

Voyez au loin le trèfle vert
Cousu de gros fil rosé
………..Et les carrières
Qui sont comme des nuages au fond d’une vallée.

Légers de la bonne manière,
Ignorants du sac qui ne bouge
Et du fusil qui peint en rouge,
Ils vont, très vite, sans s’attendre…

Oh! vivre un moins terrible exil du ciel très tendre!

*

Soldats casqués, fleuris, chantant et détrisant.
………………Toujours, très lents,
Camions, canons, mi-roues renouvelées dans les blés.

Calme attente.

Le soir, le soleil qui se couche
Comme un fardeau glisse d’une épaule

*

Travaille-tout,
Creuse de trous
Pour des squelettes de rien du tout.

*

Point de tombes en les fôrets.
L’ombre attendait ces echappées
Que nous faisons vers la clarté
Tous ensemble, en brisant les branches.

Les troncs q’au repos l’on tatoue
Ne connaîtront pas nos couteaux.
“Si tu veux, ralentis un peu,
Et c’est tout.”

Quelqu’un sait où nous allons?
Allons nous délivrer la joie
Qui est en nous, que nous cachons
comme un arbre cache ses racines?
Ou bien suivront-nous toujours cette voie?

*

Je ménerai mon enfant
Partout où je n’ai pas été.
Avel lui sur du marbre blanc,
Dans des palais d’Orient
Je rirai aux gens de couleur.

Et aussi sous le soleir clair
Qui éclaire toute la terre
Pour ceux qui n’ont jamais pu faire
Tout ce que j’ai fait,

Pour ceux qui n’ont pas vu
Tout ce que j’ai vu.

(1916)

……………………………….

One thought on “«El deber», un poema inédito de Paul Éluard en castellano”

  1. Pingback: «Poemas por la paz» de Paul Éluard | Revista Aullido. Literatura y poesía
  2. Trackback: «Poemas por la paz» de Paul Éluard | Revista Aullido. Literatura y poesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *