Enrique García Bolaños: tres poemas mas dos inéditos

Enrique García Bolaños (Huelva, 1988) es Ingeniero Técnico Industrial en Química Industrial y Máster de Profesorado en ESO, Bachiller, FP y Enseñanza de Idiomas. Músico autodidacta, toca varios instrumentos (bajo, guitarra y teclados) en distintas bandas locales. En 2012, junto a un grupo de amigos, crea Generación Montero, activo durante 6 temporadas, un programa de radio desde donde se promovía la cultura de forma activa.

Su primer poemario aparece en 2016, Peluquería Canina (Versátiles Editorial), una especie de bestiario en el que se reflexiona sobre el hundimiento de la clase media y que llega a ser propuesto como lectura en el Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales de la Universidad de Sevilla. En abril de 2017, La Isla de Siltolá publica su segundo poemario, Señales, un libro de poesía que contiene una mayor crítica social y política jugando, a la vez, con la ironía de sus versos. Sus versos son profundos, a la vez que sencillos y manejables, algo que es santo y seña del poeta, que se aleja de manera consciente del academicismo literario para dotar a su poesía de una mejor comunicación con el lector. Otra característica de la poesía de García Bolaños son las referencias textuales sobre cine o música, que enriquecen su universo poético.

Varios textos de su autoría han sido incluidos en los libros Tod@s con el 1900 (Niebla, 2015), Combinados Poéticos (Niebla, 2015), Antología de poesía joven onubense (Niebla, 2015), Luz nueva del suroeste (En Huida, 2015), AguasVivas (CanalSonora, 2016), Alienígenas (Cangrejo Pistolero, 2016), Las mil y una noches del 1900 (Niebla, 2017), Todo esto era campo (Versátiles, 2020); y en las revistas Cuaderno de Creación (#17, Palimpsesto 2.0, 2015), CAL (#2, 2017), Zéjel (#2, 2017) y Odisea Cultural (2018).

En 2017, participa junto a otros 4 poetas jóvenes andaluces en el documental ficcionado llamado 27,  una producción de Promico Imagen para Canal Sur, que sirvió de homenaje a la Generación del 27 en su 90 aniversario. En diciembre de 2018, el colectivo Boa Mistura, dentro del proyecto Versos al Paso, dibuja dos de sus versos sobre un paso de peatones del barrio de Ciudad Lineal de Madrid. En Huelva, fue fundador y miembro de la Tertulia Joven de los Sábados en el 1900 Company Bar y de la Tertulia Cultural Dispar-Arte en el Bar Trastero, ambas desaparecidas.

Fusión nuclear

hace mucho que no veo el sol sabes
si sigue existiendo no me lo digas
no quiero saberlo engáñame dime
lo que sea que todo va bien
engáñame como hasta ahora una vez más
qué más me da el sol supongo
sigue ardiendo este infierno prematuro
es lo único que me queda arder fingir
seguir ardiendo hoy despertar quizás mañana

de Peluquería Canina (Versátiles, 2016)

Control de gálibo

La razón de todas las cosas se me escapa
como se me escapa la arena entre los ojos
y nunca llega la hora de volver a casa.

Intento recordar la forma de tus huellas
ahogadas en el vaivén de la marea
de aquella mañana empeñada en escaparse.

Así voy, coleccionando estigmas, dolores;
limaduras y esquirlas que van enredándose
en lo más hondo del reloj.

Termina la serie. Empiezan los anuncios.
Apagamos el televisor y seguimos
desesperadamente solos.

de Señales (La Isla de Siltolá, 2017)

I

Entre aquel lugar sin peatones
y el reflejo cálido de la lana

estoy yo. Soy un puente.

No tengo un plan. Estoy fuera de vista.
Trabajo a turno. Pocas veces sueño
y lo recuerdo
entre todo lo que se mueve
debajo de las mantas y el vinilo
y el horizonte libre de automóviles.

Soy un puente
y lo entenderéis
cuando me habiten ríos de sonido
y en las avenidas pisen mi nombre.

Todo sucede fuera de mí.
No tengo miedos.
Suelo estar listo.
Aguardo lo que me espera
porque es sólo para vosotros

pero la muerte mía no me alcanza.

de Las mil y una noches del 1900 (Niebla, 2017)

Tengo todo lo que buscas...

tengo todo lo que buscas
el ritmo, la mirada, el calor
el silencio, las respuestas
el color verde si te empeñas
el otoño y el invierno los tengo
dispuestos a calarte las pestañas
la tormenta, la candela
el plato de lentejas
la triste tarde de domingo
que no es hoy
que no es ahora o nunca
todo lo que quieres
todo lo que buscas lo tengo
en un rincón inesperado
de tu memoria si yo supiera
en realidad qué es lo que quieres
de este montón enmarañado de cadenas

Inédito

Pequeño ejercicio de contención en la esquina de Francisco Pinelo con Pedro del Toro

Soñar. Abrir los ojos
negando el polvo que se posa
sobre la pantalla de 6 pulgadas
el muro entre dos cuerpos que se dan
la espalda en una cama de 90.
Agarrar el aire, destrozar el somier
invadir Polonia siendo ya todo Siberia
una inmensa estepa donde solo cabe
la piel que flota en una ducha que se inunda.
Confundir caricias con desgarros
sashimi con tataki, Pink Floyd con Eric Clapton
el azúcar glas de un par de donuts
con la saliva y el sudor, el flujo
de un par de dedos arrugados
bajo el tiempo que proyecta
la lámpara de sal de la mesita.

Vivir mirando a la pared.
Despertar. Cerrar los ojos.

La razón por la que las cosas se derrumban.

Inédito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *