Rafał Wojaczek (I): tres traducciones del polaco

Rafał Wojaczek (6 de diciembre de 1945 – 11 de mayo de 1971) fue un poeta polaco perteneciente a la generación de la posguerra. Su vida estuvo marcada por el alcoholismo, la depresión y diversos intentos de suicidio. Su última tentativa tuvo éxito: Wojaczek se quitó la vida en mayo de 1971. Su corta carrera se desarrolló en un contexto en el que las generaciones más jóvenes comenzaron a darse cuenta de que se hallaban atrapados en un sistema político embustero.

La obra de Wojaczek traduce las circunstancias políticas y cotidianas de la vida polaca en términos universales y existencialistas. El sujeto lírico de sus textos suele estar comprometido con la brutalidad del cuerpo humano en comunión con sus placeres y sufrimientos. Emplazando la corporeidad y sexualidad del individuo en el contexto de lo cotidiano y lo político, alcanza una expresión profunda de lo erótico y de lo existencial. Su obra ha sido comparada por algunos a la de Lautréamont y Rimbaud, pero está fuertemente vinculada a las tendencias internacionales de su tiempo, sobre todo a la poesía confesional y a la producción de la Generación Beat. Su estilo evolucionaría desde la crudeza y la sencillez hasta un mayor cuidado de la estructura y los esquemas rítmicos, utilizando, por ejemplo, asonancias entre vocales polacas relacionadas pero no idénticas, sin perder por ello su intensidad emotiva.

No existen traducciones de la obra de Rafał Wojaczek a nuestra lengua. Las traducciones de este poeta considerado como maldito que presentamos a continuación han sido realizadas por Karolina Ostrowska (@Karostra) siguiendo su propia iniciativa:


Introducción de Karolina Ostrowska:

Poeta rebelde, poeta maldito, outsider.
Decían sobre él: un verdadero héroe juega solo.
Se suicidó cuando tenía 26 años; lo había intentado varias veces.
Su poesía es un encuentro célebre entre somatismo y lirismo, una trenza de amor y muerte, enlazados por una añoranza de cariño y comprensión.
Rosas (Róże)
muerte
encima de Asia es una nube
en las puntas del pelo fósforo
estrella
en la superficie de la mano
entre palmos un trueno
esférico pero cuando duermo
se me escapa
a través de las entrañas hacia Polonia
segunda
rosa de pulmones
duele seca
sangre de respiro
yo de rodillas
enjuago mis partes íntimas
el semen se me ríe
la Tierra
ya se mueve
 contra mí
y el corazón largo
detrás de la ventana
banderilla ciega
Escribo un poema (Piszę wiersz)
Escribo un poema
Sentado en un rincón
De mi habitación
Cerrada con llave
De tanto en tanto
Para comprobar
Si sigo vivo
Me pincho con la aguja
En el interior del cráneo
Introduzco el taladro
Pero
Esos remedios
No sirven para nada
O yo ya no estoy vivo
Sentado en un charco de sangre
Esa es mi sangre, digo
Pero no estoy seguro en absoluto
En tal caso será sangre
De mis animales
De mi perro amable
Y otro perro mío
La sangre de mi fauna inerte
Mojo un dedo en ese líquido
Oscurecido, espeso
Escribo en la pared
Paradoja:
Cualquier cadáver es mejor
Que uno vivo si está muerto
Observo, escrutinio mi obra
Cada palabra
Cada letra por separado
De repente veo
Que la pared está limpia
Blanca
Flor recogiendo, tomándote (Kwiat zrywając, Ciebie biorąc)
Flor recogiendo, flor oliendo, yo al mismo tiempo
El mundo atravesaba, estando pues en mi derecho
Tomándote, de ti bebiendo, el cielo a mi
Ya no me importaba, sabiendo que era lo mismo



One thought on “Rafał Wojaczek (I): tres traducciones del polaco”

  1. Pingback: Rafał Wojaczek (II): La Muerte (la Dama Bella, la Dama Irónica) -
  2. Trackback: Rafał Wojaczek (II): La Muerte (la Dama Bella, la Dama Irónica) -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *